¡Mantén tu almohada limpia y desinfectada de ácaros y bacterias!

Evita problemas de salud al limpiar tu almohada

Tu almohada esconde problemas de salud y en su mayoría pueden prevenirse mejorando las condiciones de limpieza, en el caso de las almohadas, hay que limpiarlas una vez al mes como mínimo.

Ellas representan unos de los artículos del hogar más necesitados de mantenimiento especial puesto que deben conservar condiciones higiénicas aptas para usarlas habitualmente, sin embargo, no se toma en cuenta, las almohadas absorben restos de sudor y partículas de suciedad que crean un ambiente perfecto para que los ácaros y bacterias se acumulen y crezcan.

Pese a que se les coloca fundas protectoras, es inevitable que en ocasiones adquieran manchas oscuras u olores desagradables al olfato que provoca tirarlas a la basura, sin embargo, no es necesario tomar decisiones tan drásticas, para ello, toma en cuenta los siguientes consejos de limpieza y desinfección a bajo costo que permitirán darles mejor uso y aspectos a tus almohadas.

5 técnicas para remover los ácaros y bacterias de tu almohada

1-Bicarbonato de sodio y vinagre: al mezclar estos dos ingredientes tendrás como resultado un producto 100% natural y eficaz como método de limpieza, blanqueara y suavizara las telas de tu almohada porque tienen propiedades antibacterianas y blanqueadoras que facilitan la eliminación de manchas de mugre y sudor. Como ingredientes debes contar con: 1/2 taza de bicarbonato de sodio (80g) y ½ taza de vinagre blanco (125 ml).

Preparación: coloca las almohadas en la lavadora, cerciórate de que el agua las cubra y agrégale la mezcla anteriormente preparada, finalmente deja que el ciclo se complete de manera habitual y ponlas a secar al sol.

2-Agua caliente y jugo de limón: se sabe que el jugo de limón es uno de los agentes blanqueadores y desinfectantes más eficientes que la naturaleza posee, por ello, también es uno de los aliados para hacer de tus almohadas las más frescas e impecables. Los ingredientes son: jugo de 6 limones y 2 ½ litros de agua (10 tazas).

Preparación: coloca a hervir agua, agrégale el jugo de los 6 limones y sumerge cuidadosamente la almohada, en caso de que no la cubra toda, agrégale más agua. Finalmente déjala remojar por 2 horas y lávala con el detergente que sueles usar.

3-Bicarbonato de sodio y aceite esencial de árbol de té: cuando combinas ambos ingredientes obtendrás un detergente seco, perfecto para cuidar de tus almohadas, te permitirá la eliminación de manchas amarillas y gracias a la acción bacteriana que posee, removerá eficientemente los ácaros y bacterias. Para ello debes contar con los siguientes ingredientes: ½ taza de bicarbonato de sodio (80g) y 10 gotas de aceite esencial de árbol de té.

Preparación: echa el bicarbonato de sodio en un recipiente y mézclalo con el aceite esencial de árbol de té, obtendrás un producto uniforme el cual deberás esparcir sobre la almohada y dejarlo actuar durante 45 minutos, una vez transcurrido el tiempo, frota los restos con un cepillo y remueve los excesos.

4-Detergente y Bórax: esta mezcla ha sido bastante popular mundialmente y es considerada como una de las mejores técnicas para dejar las almohadas libres de suciedad, manchas y con un aspecto totalmente renovado, eliminará los restos de sudor y otras partículas que dejan manchas, asimismo posee propiedades antimicrobianas que eliminaran los ácaros y bacterias. Los ingredientes a utilizar son: 1 taza de jabón lavavajillas biodegradable (250 ml), 1 taza de blanqueador sin cloro (250 ml), ½ taza de bórax (80g) y agua caliente (la necesaria).

Preparación: toma medidas para evitar posibles intoxicaciones, por lo que se recomienda totalmente utilizar guantes y tapabocas antes de llevar a cabo el procedimiento, agrega los productos mencionados anteriormente a la lavadora, mete las almohadas que desees lavar y agrégale el agua caliente al ciclo habitual. Al finalizar, colócalas al sol.

5-Agua oxigenada y limón: es una mezcla blanqueadora casera con componentes activos que ayudarán a eliminar las manchas de sudor y saliva de las almohadas blancas. Estos son los ingredientes a utilizar: ½ taza de jugo de limón (125 ml) y 1 taza de agua oxigenada (250 ml).

Preparación: añade los ingredientes en un pote con agua caliente y sumerge en él la almohada por una hora, una vez transcurrido el tiempo, enjuágala en el ciclo habitual en que lavas tu ropa y finalmente déjala secar al sol.

Si percibes tus almohadas sucias y con aspecto amarillento, toma en cuenta cualquiera de los consejos caseros mencionados anteriormente y mantenlas limpias y lo que es muy importante, libre de cualquier microorganismo dañino para tu salud.

Loading...